TRADUCTOR DEL BLOG

martes, 11 de agosto de 2015

Khemish, el zoco que no aparece en las guías

Esta es la pregunta que más nos hacen nuestros clientes: "queremos ver todo lo que esta fuera de las guías turísticas, conocer la auténtica Marrakech". La ciudad en si es tan auténtica que en general cualquier cosa que veamos nos parecerá muy genuina, pero si es cierto que hay algunas partes de la ciudad, locales, tiendas o restaurantes que quizá son menos conocidos popularmente y merece la pena organizaros un poco algunos tours para que veáis la auténtica vida Marraquechí.

Empezamos con ventaja ya que riad Palacio de las Especias esta situado estratégicamente en el centro de la medina, y por lo tanto podemos ir a todos estos lugares paseando tranquilamente.

Lo primero que me gustaría enseñaros es la ruta hacia Zouk el Khemish, un mercadillo auténtico de muebles y trastos viejos que es realmente interesante y en el que se pueden comprar verdaderas gangas y el regateo es importantísimo aquí, ya que los turistas no llegan es mayormente frecuentado por lugareños que vienen a vender sus cachivaches, también encontraréis tiendas, artesanos, algún restaurante y muchos puestos callejeros en los que se puede comprar desde un viejo par de zapatos hasta una lámpara art decó, es un mercadillo que cada día cambia su aspecto porque no siempre están los mismos vendedores, ni se venden las mismas cosas.

Para ir hacia Zouk el Khemish hay que ir a la parte norte de la ciudad, voy a tratar de explicar como llegar hasta el saliendo desde el riad, pero como se que no va a ser fácil, lo mejor es que vayáis preguntando a los comerciantes y que os vayan guiando, si decidís preguntarle a algún chico de la calle, debéis saber que su “ayuda” no será gratis y que a cambio de llevaros hasta allí os pedirá una propina y seguro que no se conformará con una monedas…


Saliendo del riad, siguiendo la dirección del sentido de la salida de nuestra calle, una vez en el parking de coches, pegaros al lado izquierdo de la placeta donde se encuentra la escuela de Mohamed V, una vez allí, girad por completo pasaréis por una antigua herrería y en la esquina un pequeño bar de bocadillos, tomad esta calle y nuevamente situaros a la izquierda, en este barrio popular vais a poder ver la auténtica vida de barrio de la ciudad, llegaréis a una calle ancha que a su izquierda hay alguna freidurías y vendedores de aceitunas, seguid recto hasta que traspaséis un arco de entrada a otro barrio, aquí podéis ir a la izquierda o a la derecha, en este punto debéis ir a la derecha unos cuantos pasos nada más porque a la izquierda veréis un pasadizo muy bonito con muchos arcos y unos cuantos locales a sus dos lados, es una calle pintoresca, tiene plantas en los soportales y os llamará la atención porque a lo largo del camino iréis viendo muchos anciano y ancianas ciegos, esa calle os lleva a la plaza de una mezquita en la que se venera un santón patrón de los ciegos, de ahí la explicación de la cantidad de ciegos que iréis viendo, una vez en esta plaza, girad a la derecha y seguid recto hasta el final de la calle, esta calle no es muy vistosa, algún riad, pero no hay prácticamente ni tiendas ni restaurantes, creo recordar que esta calle se llama xxxxx, debéis sobrepasar un parking de burros que os quedará a la izquierda justo antes de que la calle empiece a girar hacia la derecha , pasaréis un arco que os llevará a una plaza pequeña con varias salidas, vosotros debéis ir la izquierda, salid del barrio y traspasad el arco, esa es la famosa puerta de Bab El Khemish, lo primero que veréis es el rastro de las baratijas, perderos y rebuscad los tesoros que podáis encontrar, dejad a vuestra espalda la puerta de Bab el Khemish y entraréis en el famoso zouk El Khemish, aquí ya veréis todo tipo de tiendas y artesanos, es un zoco grande pero esta bastante ordenado ya que esta formado en una especie de cuadricula, así que si no queréis perderos nada, lo mejor es que os tracéis un recorrido subiendo y bajando calles, podréis ver alfareros, trabajadores del hierro, anticuarios, vendedores de colchones, de vaqueros o de baratijas, para regresar si os quedan ganas de seguir callejeando solo tenéis que deshacer el camino andado, si no lo mejor es regresar tomando un taxi.